close
Cabello

Sólo un poco más oscuro

Y bueno, le dije adiós al cabello de color y volví a mi tono natural.

O sea, es un sólo un poco más oscuro, pero me acomoda bastante. Como ya recordarán, cuando fui a la Pelu de Ale en diciembre yo quería volver al balayage rubio. Coté me aconsejó sabiamente que no lo hiciera, ya que la base de color no era la optima para realizar este trabajo. En esa oportunidad me cortó las puntas y me dijo que esperara hasta que el color se desvaneciera, para así poder trabajar sobre una mejor base en marzo o abril. Pasé todo el verano esperando que mi pelo se destiñera. Cambió de un tono violaceo a un gris con unos reflejos de color indefinido. Lavé mi pelo con lavalozas y a pesar de eso el color no se iba; al menos no al punto que yo esperaba así que me resigné. De pronto, me dio la locura y me apliqué un tono fucsia, pero recordando lo que me había dicho Coté cuando acompañé a mi hermana por su balayage “ese color se desvanece de mejor forma que un púrpura. Así que si luego quieres volver a tu castaño el tono tomará sin problemas”

Finalmente, pude ir a la Pelu de Ale a finales de abril con una idea fija: tapar mis canas de una vez por todas, ya que el 2018 se multiplicaron y casi me daba un ataque cada vez que las veía. Por otro lado, llegué con el tono fucsía bastante desteñido, por lo que trabajar sobre él fue pan comido para Coté. Aplicó un tono 5, castaño puro sin reflejos ya que se esa forma la cana y el resto del cabello tendrían un tono más parejo. Obviamente, me advirtió que mi cabello quedaría un poquito más oscuro que mi tono natural, pero eso no me importó en lo absoluto porque 1. No era una gran diferencia y 2. Es muchísimo más fácil de mantener ahora que estoy en Canadá. Me hubiese encantado tener el pelo fucsia de nuevo, pero siendo sincera, me da una pereza terrible mantener un color de fantasía. De hecho ya estoy pensando en el día en que tenga que retocar el castaño de nuevo, pero la parte simpática será la variedad de marcas que tendré para elegir aquí en Montreál. Coté me dijo que siguiera en la línea de las tinturas sin amoníaco, porque si me da la locura de nuevo y quiero pasar a otro color, es más fácil de remover que una tintura permanente. Quien sabe qué pasará en el futuro con mi pelo, pero debo decir que, nuevamente, quedé feliz con el resultado. Coté dejó mi pelo listo para viajar, con un corte de puntas que lo revitalizó luego del verano y los paseos que tuve en Algarrobo, Iquique y Buenos Aires.


Hasta el día de hoy, 30 de mayo y casi un mes después de la tintura, apenas noto que las canas molestas que tengo en las sienes se están aclarando. Creo que no es momento de teñir aún, pero en general mi cabello ha mantenido el color bastante parejo, incluso en las puntas que estaban desteñidas.

Ahora, lo que espero es que mi cabello crezca un poco más, por lo menos hasta el broche del sostén. Creo que es un largo cómodo y que se adapta a mi vida actual.

Como siempre les digo; si no han ido a la Pelu de Ale, háganlo con toda confianza ya que tendrán la orientación necesaria sobre sus cuidados capilares.

Las invito a visitar La Pelu de Ale, que está está ubicada en José Antonio Soffía #2747 a pasos del metro Tobalaba en la comuna de Santiago.

Tags : la pelu de alemi pelopeluqueria
Cabellos y Hierbas

The author Cabellos y Hierbas

Soy Beatriz, directora del blog y profesora de inglés trabajando en Social Media. Hace cinco años creé este sitio porque me gusta entregar tips sobre el cuidado capilar, belleza y otras cosas que me gustan. Soy fanática de las películas, la fotografía, series, música y la buena mesa.

Leave a Response


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE